CUIDADOS EN EL DIABÉTICO

A pesar del marco tan grande que supone el título de cuidados en el diabético, vamos a pararnos en un aspecto clave, casi siempre olvidado y poco recordado: los cuidados de la piel, y sobretodo del pie en los diabéticos.

Un diabético, bien insulino dependiente o bien con antidiabéticos orales, debe prestar importancia al cuidado de su piel: que esté hidratada, desinfectar sus heridas y prestar atención a sus pies.

Unos niveles elevados de glucosa van a favorecer el desarrollo de bacterias, enlentece la cicatrización de heridas, emperoa la circulación sanguinea y va a disminuir la sensibilidad cutanea

Vigila a diario si hay heridas, callos, durezas y periódicamente revisa tu sensibilidad, para ello solo tienes que pasar un boli o un lapiz muy suavemente por la planta del pie…..si notas el contacto, todo va bien.

En general , utiliza para tu higiene diaria productos con un pH 5,5 o los llamados Syndet (jabones sin jabón), no uses agua muy caliente y no te olvides de aplicar por todo el cuerpo ( muy importante pies y piernas) una buena crema hidratante.