La piel irritada y con picor es una condición extrema de la piel muy seca, y corresponde a una piel atópica. Se trata de una patología cutánea que comienza desde la más tierna infancia y es una verdadera epidemia, de hecho es una de las principales causas de visitas al dermatólogo.